Duelos y Pérdidas


El duelo es un proceso de adaptación emocional que sigue a cualquier pérdida. El término duelo proviene del latín Dolius, Dolum, que significa “dolor o doliente”.

Todos nos vemos obligados a afrontar distintos tipos de pérdidas a lo largo de nuestra vida: la muerte de un ser querido, separaciones, cambios vitales… En realidad, todo cambio implica una pérdida. Y, aunque el mismo sea positivo, puede implicar una parte de renuncia. De modo que las emociones positivas que nos provoca la nueva situación, se puedan mezclar con sensaciones de tristeza y de pérdida por lo que dejamos atrás.

El duelo es un proceso normal y no es algo que deba evitarse. Es sano vivirlo y asimilarlo para poder continuar con la vida.

Cada una de las pérdidas a las que nos enfrentamos se vive de un modo único y particular. Cada persona afrontará de distinta manera una situación, dotándola de un significado único y exclusivo. El dolor que provoca cualquier pérdida puede verse intensificado por la incomprensión del entorno cercano,  generando a su vez angustia y culpabilidad. Todos tenemos nuestro propio ritmo de elaboración y de asimilación ante una pérdida. Y lo importante no es lo que dure el proceso, sino vivirlo, integrarlo y salir fortalecidos del mismo.

Solicita una consulta


Rellena el formulario y te llamaré lo antes posible.