Depresión


Cuando aparecen síntomas de depresión suele darse una pérdida de interés o una sensación de haber dejado de disfrutar de situaciones que antes eran consideradas placenteras. Algunas personas se sienten desesperanzadas, tristes o desanimadas. Cuando se toma consciencia de la situación, puede ser después de llevar algún tiempo experimentando cierto grado de malestar. A veces porque cuesta identificar estos síntomas de tristeza y se traducen en forma de dolores físicos, o incluso de enfado. Algunas personas no saben o no se permiten tomar contacto con la tristeza, así que la sustituyen por la ira.

Suele existir alguna alteración del sueño o un cambio en la forma de expresión (hablar en un tono más bajo, moverse con mayor lentitud…) Un agotamiento y falta de energía pueden ser también algunos indicadores. A veces son las personas del entorno las primeras en darse cuenta del problema.

Las personas que padecen depresión pueden presentar un descenso de autoestima y un sentimiento de culpa persistente; problemas de concentración; pérdida de memoria y dificultad para tomar decisiones. Se hace difícil pedir ayuda y necesitar hacerlo pude provocar sentimientos de inutilidad. En una sociedad en la que el mensaje que se nos transmite a través de todos los medios es el imperativo de “Sé feliz”, se produce una sensación de fracaso si no se logra serlo en un momento determinado.

Necesitamos aspirar a lo máximo en relación a nosotros mismos y no respecto a los demás, ni mucho menos, respecto a los estándares que la sociedad establece y que a menudo son irreales.

Solicita una consulta


Rellena el formulario y te llamaré lo antes posible.